Aplicaciones Windows en Linux

aplicaciones Windows en Linux

aplicaciones linux

La dificultad

Una de las dificultades que encontramos en ocasiones en nuestra transición de Windows a Linux es el tema de las aplicaciones Windows en Linux. Esas aplicaciones que ya empleábamos como usuarios de Windows, y que queremos seguir empleando ahora que somos usuarios de linux.

Este aspecto es de los que más difícil hacen dicha transición, así que vamos a tratarlo con cierto detenimiento, pues el tema lo merece. Los usuarios ya experimentados habitualmente encuentran soluciones de manera más o menos sencilla; pero vamos a dar algunas claves para esos usuarios que quieren «dar el paso».

¿Realmente necesitamos dicha aplicación? ¿Podríamos emplear otra en su lugar?

Con mayor frecuencia de lo que parece, encontramos una aplicación que puede darnos prestaciones similares o incluso superiores. Hay programas informáticos bastante desconocidos por el público general, pero de una gran calidad, especialmente en el apartado de software libre. No hay como preguntar en los foros de la Distribución que nos interese, o en uno generalista sobre linux; o también en otros relativos a la actividad que se desarrolla con la mencionada aplicación.

¿Ejemplos? Podemos citar unos cuantos.

  • El caso más habitual es el de las aplicaciones «office». Los nuevos usuarios se encuentran habitualmente cómodos empleando Libreoffice, la suite ofimática habitual de los sistemas linux. Tiene, por supuesto, sus diferencias, y recordando algunas cuestiones básicas respecto a la compatibilidad entre formatos, no suele haber mayor problema si no necesitemos tareas y funcionalidades muy avanzadas (como cierto tipo de macros, etc.) del Office de Microsoft.
  • Conozco bastantes antiguos usuarios de Photoshop que ahora mismo están encantados empleando Gimp. Es cierto que Photoshop puede tener ciertas funcionalidades altamente profesionales que pueden no estar en Gimp; pero éste cubre las necesidades habituales de un usuario doméstico.
  • También conozco usuarios de programas reproductores de música que puedan, además, gestionar nuestra colección personal. La mayoría están en linux encantados con Clementine o Amarok; habiendo encontrado en ellos diversas prestaciones que no tenían en sus anteriores reproductores.
  • También quiero recordar a usuarios de los álbunes fotográficos Hoffman. Estos álbunes se preparan a través de un software que, a día de hoy, no funciona en linux. Tengo referencias de buenas alternativas desde otras compañías, pese a que no sean tan conocidas, como Fotobook24 o como TuAlbum.
  • Incluso en el complejo y especializado mundo del diseño gráfico existen fantásticas aplicaciones como Inkscape y Blender. Invito a todo interesado en el tema a comprobar la calidad de los cortometrajes realizados con Blender que se encuentran colgados en youtube.

Cuando necesitamos determinada aplicación sí o sí

Ahora, supongamos que hemos llegado a la conclusión de que, pese a todo, sí necesitamos una determinada aplicación. Podríamos preguntarnos: ¿hay versión para linux?

La respuesta es, en más casos de los que podríamos pensar, afirmativa. Aplicaciones tan populares como Dropbox o Skype, tienen versión para linux que funciona sin problemas. Sería tan sencillo como investigar un poco (recordemos que «San Google» ha de ser nuestro aliado imprescindible en este apasionante proceso en el que queremos adentrarnos) sobre cómo instalar dicha aplicación en nuestra distribución concreta (por ejemplo, Skype se descarga habitualmente desde la propia web de skype, buscando la versión linux de nuestra propia distribución).

PlayonLinux: una buena opción cuando no hay versión para Linux de una aplicación

Ahora imaginemos que hemos llegado al punto en que, sabiendo que necesitamos con toda seguridad una determinada aplicación, descubrimos que no tiene versión para Linux.
Llegados aquí, podemos probar con PlayonLinux.

PlayonLinux es una aplicación disponible para casi todos los sistemas linux, que es capaz de gestionar la instalación y ejecución de muchos programas propios de Windows. Emplea el emulador Wine (puede emular tanto a Windows 7 como a otras versiones anteriores; podría ser incluso la solución para aplicaciones que no funcionan bien con versiones modernas de Windows y sí con las antiguas). Se trataría de preguntarle a «San Google» si la aplicación que nos interesa funciona bien bajo PlayonLinux o wine; en caso afirmativo, resolveríamos así la cuestión. Tengo referencias de muchas, muchas aplicaciones habituales para Windows que funcionan a través de PlayonLinux sin mayores problemas. Por supuesto que es necesario obtener previamente la aplicación correspondiente, especialmente si se trata de Software comercial. Aprovecho para recordar que desde Mepasoalinux nunca vamos a apoyar la piratería, y animamos a todos a funcionar siempre bajo la más estricta legalidad.

Las máquinas virtuales

Seguimos analizando supuestos y posibilidades. Ahora supongamos que, concretamente esa aplicación que queremos, tampoco funciona a través de PlayonLinux. Encontramos una nueva posibilidad: una máquina virtual en nuestro Linux.

Las máquinas virtuales son una especie de «ordenador virtual» dentro de nuestro sistema, en los que puede instalarse cualquier Sistema Operativo (también Windows). Ese «ordenador virtual dentro de nuestro ordenador» sería el que ejecutaría la aplicación que queremos, si instalásemos Windows en dicho ordenador virtual. De cara al usuario doméstico, este mundo de la virtualización se gestiona principalmente a través de la aplicación VirtualBox, instalable en nuestro sistema Linux. Desde nuestra propia distribución podremos instalar la versión libre y código abierto de la misma; mientras que desde la página de VirtualBox tenemos la versión que VirtualBox nos ofrece. Esta última contiene algunas características adicionales que nos hace más fácil el funcionamiento con estas herramientas (mejor uso de los puertos USB y mejor resolución gráfica, principalmente); pero corresponde a cada uno valorar si prefiere la versión totalmente libre o la facilitada por VirtualBox.

Por supuesto, el uso de VirtualBox implica que previamente disponemos en un dispositivo externo (preferentemente un CD o un DVD) de un Sistema Operativo que pueda instalarse en la máquina virtual que posteriormente crearemos, asignándole capacidad de disco duro, memoria, etc. También hay que recordar funcionar con una máquina virtual hace que nuestro equipo necesite recursos para los dos sistemas que van a funcionar: el sistema principal y el de la máquina virtual. Esto implica que sólo recurriremos a esta solución si contamos con una máquina mínimamente potente, con al menos 2 GB de RAM y un procesador dual.

Arranques duales

Por último, vamos a imaginar que, estando en el caso anterior, no disponemos de una máquina suficientemente potente para funcionar con VirtualBox; o necesitamos un manejo más ágil de los puertos usb que lo que conseguimos con la máquina virtual. En este caso, recomiendo la solución de instalar un sistema de arranque dual Windows-Linux; de forma que podamos arrancar con el que queramos, al encender la máquina.

Cuando creamos un arranque dual Windows-Linux, lo que hacemos realmente es «repartir» el disco duro entre los dos sistemas operativos; Windows estará en una zona del disco, y Linux en otra. Como hemos mencionado también, nos aparecerá un menú de arranque al iniciar la máquina, que nos permitirá elegir sistema para esa sesión. En estos casos es recomendable una tercera partición, accesible desde ambos sistemas, que contenga los datos de uso habitual. No será necesario si sólo tenemos Windows para un uso muy puntual o concreto.

Se trata de una operación que puede entrañar cierta complejidad. Desde MepasoaLinux ofertamos instalaciones duales a quien lo necesite, así como servicios de Consultoría Linux. Eso sí; tendrá que estar ya instalado Windows, o el usuario habrá de proporcionarnos su propia copia de Windows para instalar. Como hemos comentado antes, no incurrimos en piratería ni la recomendamos a nuestros usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies